martes, 24 de agosto de 2010

Todos vemos lo mismo; pero, lo mismo no es todo lo que vemos..!!!!


Todos vemos lo mismo, solo se diferencian los sentimientos con que lo percibimos. Quizás se paren dos personas frente a un paisaje y vean lo mismo, pero distinto.
A veces vemos y no observamos, para dar un rápido ejemplo, en la novela “Escándalo en Bohemia”, están Holmes y Watson conversando después de tiempo sin verse, y entre deducciones y corazonadas Holmes le dice: 
-“No obstante, yo creo que mis ojos son tan buenos como los suyos.
-Y así es –repuso Watson- Usted ve, pero no observa. La distinción está bien clara. Por ejemplo, Usted ha visto a menudo los escalones que conducen desde el vestíbulo hasta esta habitación.
-Frecuentemente. 
-¿Con qué frecuencia? 
-Pues... centenares de veces. 
-Entonces: ¿cuantos hay? 
-¿Cuántos? No lo sé. 
-¡Claro! Usted no ha observado y, en cambio, ha visto. Esto es precisamente lo que yo quiero decir. Y yo sé que hay diecisiete escalones porque he visto y he observado a la vez." (*)
Como dije al comienzo: Todos vemos lo mismo, solo difiere la forma de percibirlo. Pero…., lo mismo, no es lo que vemos???....Una persona que vive en amargura y todo lo ve mal; así mismo, refleja eso a los otros, y es lo que se percibe cuando se está a su lado, aunque ella no lo vea así.
En otro caso, solo vemos en quienes nos rodean, lo que nosotros mismos proyectamos, y hasta les reprochamos sus debilidades, que terminan siendo las mismas nuestras, aunque no lo asumamos como fallas propias.
Entonces, vemos lo mismo pero distinto, lo que condiciona esto es la interpretación y la interpretación esta influenciada por los sentimientos, las experiencias previas, las costumbres, los valores.
….… Y no es lo mismo lo que vemos, pues vemos en el otro lo que nos falta, lo que no nos gusta, lo que nos aterra.
Es por ello que si ante cualquier problema que nos suceda, nos sentimos perdidos... Si no sabemos nunca perdonar... Si vemos solo lo negativo de cada momento, persona u ocasión... Es que no sabemos ver la vida con los ojos de Dios, y por ello no logramos hallar la paz y la alegría que tanto anhelamos.
Por eso, como no sabemos si será el último día; miremos, observemos, toquemos, riamos, lloremos, cantemos, aunque nos llamen locos, vivamos en paz y felices, mientras más bien le deseemos al prójimo mas alegría llegara a nuestras vidas.
Intentémoslo, nada nos cuesta, bien vale la pena….Y si no podemos ver lo mismo por lo menos que lo mismo sea lo que veamos….!
Grìsseld Lecuna García
(*) Parte de la novela “Escándalo en Bohemia” Conan Doyle
http://www.autoreseditores.com/libro/1668/grisseld-lecuna-bavaresco/sueno-pienso-escribo-y-aprendo.html

-->

martes, 10 de agosto de 2010

RECORDANDO A CABRAL............!!!

Cuando me fuí de mi casa, niño aún, mi madre me acompañó a la estación, y cuando subí al tren me dijo: Este es el segundo y último regalo que puedo hacerte, el primero fue darte la vida, el segundo la libertad para vivirla.

La oración dilecta de mi madre decía: Señor, te pido perdón por mis pecados, ante todo por haber peregrinado a tus muchos santuarios, olvidando que estás presente en todas partes. En segundo lugar, te pido perdón por haber implorado tantas veces tu ayuda, olvidando que mi bienestar te preocupa más a ti que a mi. Y por último te pido perdón por estar aquí pidiéndote que me perdones, cuando mi corazón sabe que mis pecados son perdonados antes que los cometa, ¡tanta es tú misericordia amado señor!

Que nada te distraiga de ti mismo, debes estar atento porque todavía no gozaste la más grande alegría ni sufriste el más grande dolor. Vacía la copa cada noche para que Dios te la llene de agua nueva en el nuevo día.

Vive de instante en instante porque eso es la vida. Me costó 57 años llegar hasta aquí, ¿cómo no gozar y respetar este momento?Se gana y se pierde, se sube y se baja, se nace y se muere. Y si la historia es tan simple, ¿por qué te preocupas tanto?.

No te sientas aparte y olvidado, todos somos la sal de la Tierra. En la tranquilidad hay salud, como plenitud dentro de uno. Perdónate, acéptate, reconócete y ámate, recuerda que tienes que vivir contigo mismo por la eternidad, borra el pasado para no repetirlo, para no abandonar como tu padre, para no desanimarte como tu madre, para no tratarte como te trataron ellos, pero no los culpes porque nadie puede enseñar lo que no sabe, perdónalos y te liberarás de esas cadenas.

Si estás atento al presente, el pasado no te distraerá, entonces serás siempre nuevo. Tienes el poder para ser libre en este mismo momento, el poder está siempre en el presente porque toda la vida está en cada instante, pero no digas “no puedo” ni en broma porque el inconsciente no tiene sentido de humor, lo tomará en serio y te lo recordará cada vez que lo intentes.

Ahora sé que todo es ahora, y ahora es para siempre; que se puede liberar el alma, que darse es crecer y que el otro es lo mejor de uno; ahora sé que puedo volar cuando quiera; ahora sé que estoy vivo porque alguien me espera; ahora sé los secretos del mar y la ballena, las diversas formas de la verdad y la maravillosa certidumbre de las bellas mentiras; ahora es mío el dolor de todos y la alegría de nadie, ahora soy el protagonista del eterno cuento; y ahora que me miras estoy seguro de saberlo todo porque estoy enamorado de ti.

Grisseld LecunaGarcia/Bavaresco


jueves, 5 de agosto de 2010

"El difícil arte de comprender a la persona con quien compartes tus dias"


-->
Está bien que recordemos el pasado, pero solo para aprender algo de el, nunca para castigarnos ni castigar a otros, así que lo único que podemos hacer es asimilar que, "lo pasado, pasado está", y no se puede hacer nada; si tu pareja estaba con otro o con otra, es eso, "estaba", si ahora comparte su vida contigo será porque quiere hacerlo, entonces no agobiemos a la pareja si en realidad queremos que la relación funcione.
Cuando comenzamos una nueva relación NUNCA debemos mezclar, es decir, si hemos tenido una relación basada en la desconfianza y el engaño, ni se te ocurra pensar que tu actual pareja va a ser igual, se debe dar una oportunidad, no debes prejuzgar a nadie y mucho menos castigar por errores de otros. Siéntate y cuenta lo que te está pasado, entre los dos se debe solucionar antes, así tu confianza aumentará y estarás más tranquilo. 
Los que hemos tenido la experiencia de vivir en compañía, sabemos que no es fácil, pues cada quien tiene su manera de vivir (la crianza influye bastante), la forma de actuar y pensar, casi siempre distinta a la persona que tenemos al lado. Toda relación de pareja implica también alianza entre ambos, compromiso con el otro, compartir los pensamientos y sentimientos más íntimos, es decir, con la pareja se tiene no sólo intimidad sexual, sino también afectiva, que nos lleva a visualizarnos envejeciendo juntos.

Aunque muchos de nosotros soñamos desenfrenadamente en encontrar una persona con quien compartir nuestra vida, lo cierto es que al momento de hacerlo nos resulta muy difícil adaptarnos a la convivencia en pareja.
El escritor Gonzalo Gallo González comento en una de sus ya tan conocidas y aclamadas conferencias “No hay fórmulas mágicas para vivir en pareja, pero sí hay llavecitas que abren puertas y despejan el camino”. (*)
Aunque difícil, el vivir en pareja es aceptar a ese otro distinto a nosotros, con quien decidimos y queremos vivir y compartir, de quien esperamos que respete también nuestras diferencias; construyendo día a día un espacio común de ambos; la vida en pareja es una aventura si uno decide que así sea, donde el goce de dicha y unión serán el pilar de la relación.

Grìsseld Lecuna García-Bavaresco
(*)Gonzalo Gallo González Escritor, Conferencista y ex-Sacerdote Católico Colombiano. “10 Consejos para vida en pareja”
http://www.autoreseditores.com/libro/1668/grisseld-lecuna-bavaresco/sueno-pienso-escribo-y-aprendo.html

UNA REAL HISTORIA DE REENCARNACION

Si no creen en la reencarnación, quédense y lean esta historia que a continuación les cuento, es de la vida real y se considera la más gran...