domingo, 23 de septiembre de 2012

EL BISABUELO, PRESO??????



Según las notas de Alberto Ramírez Urquiola: en 1.918 ocurre algo increíble e inesperado en Venezuela y más por el Presidente Juan Vicente Gómez, ya que su gobierno era de opresión, crueldad y tiranía. Aun así los valientes obreros del ferrocarril Bolívar en Aroa, se atrevieron a levantarse en huelga, para reclamar sus derechos de un aumento de sueldo, reducción en la hora de trabajo, entre otras reivindicaciones.

 En "La huelga ferrocarrilera de Junio de 1918", publicado en El Nacional el 4 de mayo de 1980, por Carlos Febres y citado por Godio (1980:4:5):

Al conocerse en Caracas el estallido de la huelga ferrocarrilera, (cuya lucha duro 16 días y esta demostrado que fue la más larga bajo ese régimen dictatorial), el General Gómez envió un comisionado del Ministerio de Obras Públicas para que solucionase prontamente el conflicto. A pesar de la presencia del comisionado y de las fuerzas policiales comandadas por el jefe civil, General José Cornelio Pérez, los huelguistas insistieron en sus demandas y en evidente demostración de su decisión descarrilaron los trenes.


 La gravedad del conflicto obligó a la empresa y al comisionado a arbitrar una fórmula de solución a través del aumento de sueldos y salarios: Bs. 0,50 para los obreros especializados y Bs. 0,25 para los aprendices y obreros no especializados.

              
Frente al ofrecimiento de aumento se dividieron las opiniones y un grupo de dirigentes: Simón Aular Torres; Juan Lazo; J. E. Ponce; Andrés Eduarte; Domingo Sánchez (Esposo de Fidela Tescari Covolo, hermana de mi bisabuela Maria); Izquierdo León; Angel Etilio Bonaguro Bavaresco (Esposo de Matilde Derett e hijo de mi Tia-bisabuela Margarita Bavaresco De Windt); Ramón Aular Torres; José Bavaresco De Windt (Mi Bisabuelo); Cheito La Rosa; Gonzalo Arias; Alberto Ramírez Urquiola y Manuel Segovia, se negaron a aceptar el aumento aprobado argumentando que era insuficiente para cubrir sus necesidades.

Aprovechando la confusión existente entre los huelguistas ante la diversidad de criterios, intervino el General José Cornelio Pérez, quien detuvo a los dirigentes consecuentes y de inmediato los envió al Castillo Libertador en Puerto Cabello, donde permanecieron por varios meses. 

Celdas del Castillo San Felipe o Libertador

Para el tiempo que se hace referencia no existía organización sindical alguna en nuestro país, fueron estos valientes personajes los que se atrevieron a levantar su voz de protesta, contra el Estado explotador. La detención y prisión de estos pioneros del movimiento obrero hizo cesar la huelga y aceptar los trabajadores las ofertas de la compañía".
Giuseppe Antonio (Don Pepe) Bavaresco De Windt
Luego de la huelga se firma el primer contrato colectivo entre el Gran Ferrocarril Alemán y los trabajadores. Para el año de 1921 la empresa empleaba a 423 personas, de las cuales, 200 se ocupaban del cuidado y mantenimiento de las vías y del telégrafo, 136 se encargaban del servicio de los trenes, 62 trabajaban como oficiales y aprendices en los talleres y 25 personas llevaban la dirección técnica y administrativa, entre ellos; mi Bisabuelo.

Por la magnitud que represento esta lucha, es considerada la Primera Huelga Nacional en Venezuela, teniendo su epicentro en las tierras de Aroa en el Estado Yaracuy.    
      

Grisseld Lecuna Bavaresco 

Fuente:

Ferrocarril venezolano: mirando el pasado y presente. = Yamile Delgado de Smith / Liyira Manama                                                                        
NoticiasYaracuy.com                                                                                 
100% Aroeño  =   Ybrain Oropeza 

http://www.analitica.com/economia/historia-sindical-de-venezuela-1813-1985/

.- 
                                                                                          

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LOS ASESINATOS MAS SONADOS DE LOS ÚLTIMOS AÑOS EN VENEZUELA.

En Venezuela al igual que en otros países, han existido crímenes que marcaron historia. El no olvidar estos nefastos sucesos nos permite lu...