lunes, 21 de abril de 2014

LA LEYENDA DEL CARRETON FANTASMA.

Y siguiendo con las Leyendas Urbanas escritas en mi libro y contada por gente como uno; hoy les presento El Carretón Fantasma.


Su aspecto: Carruaje de fuego tirado por cuatro caballos.
Lugar: Puerto Cabello (desde el centro hasta el Fortín Solano). 

En la calurosa ciudad de Puerto Cabello, algunos ancianos aún cuentan, una leyenda fantasmal, con la cual muchos todavía amenazan a los niños desobedientes. Se trata del Carretón Fantasma, una aparición que en la época colonial, durante las noches más oscuras, recorría las principales calles de la ciudad y luego se alejaba hacia el Fortín Solano. 

Entrada al Fortin Solano
El Carretón Fantasma era una especie de carreta grande o carruaje en llamas. 

Tirado por cuatro briosos caballos que relinchaban y corcoveaban aterradoramente. 


Se decía que el cochero de aquel carretón era el mismo Lucifer, y los pasajeros eran las almas condenadas al fuego eterno. 

El carretón era el vehículo del infierno donde el diablo se llevaba a los que vivían en el pecado y la maldad. También se creía que la visión de ese carruaje anunciaba muertes y catástrofes. Por eso al anochecer, las personas se iban temprano a sus casas y si escuchaban rechinar de las ruedas o relinchos de los caballos, cerraban bien las puertas y ventanas para que aquel fuego fantasmal no los afectara. 

Para librase del carretón fantasma y alejarlo era necesario persignarse y rezar in Credo. 

Origen: Esta historia es de la época colonial y fue provocada por tantas muertes que dejó la peste negra, llamada Cólera Morbus o vomito negro, la cual se inicia en Europa.

Cuentan que en Europa era tal la desolación que no había tiempo de cargar los cadáveres, por lo que se abrían grandes fosas colectivas, allí eran arrojados por una carreta.

Según comentarios, algunas victimas lograban sobrevivir y salían de las enormes fosas, caminando sin saber que hacer, sin rumbo fijo, creando una atmósfera de espanto, así como aquellos moribundos que gritaban auxilio.

El sonido de la carreta se fue grabando en las mentes de los habitantes. El ruido de sus ruedas representaba a la muerte. Esto, naturalmente fue creando la leyenda del carretón, del extraño sonido buscando los próximos a morir.

En Caracas existió también un carretón, cuyo espanto acentuaba su transito desde la antigua Plaza de La Trinidad (hoy Panteón Nacional), finalizando en la Plaza de La Candelaria.

Grisseld LecunaGarcía/Bavaresco


Portada en internet

Portada en Venezuela






No hay comentarios:

Publicar un comentario

HOY JOVEN, MAÑANA CASI ANCIANA

Existe una película llamada “Si tuviera 30″ (13 going 30) donde una chica de 13 años tiene el deseo de convertirse en una mujer de 30 años....