lunes, 29 de diciembre de 2014

REFLEXIONANDO UN POCO ANTES DE QUE TERMINE EL AÑO.

En estos días leí una frase del Dalai Lama que decía que “El miedo es el destructor de una mente en paz”. 

Y no cabe duda de que es un factor que nos encierra en algo súper negativo, por el cual no nos deja disfrutar de las cosas buenas que pudieran llegar a nuestras vidas, porque nos atacan esos benditos temores y no nos dejan hacer esas cosas que queremos y que a la vez pensamos que no podemos.

Ese miedo que nos quita la fuerza y las ganas de hacer que el mundo conspire a nuestro favor.

No debemos agobiarnos ni ahogarnos con tantos problemas (el miedo hace que los acumulemos, sin resolverlos). No nos convirtamos en el costal de nuestras culpas, en la abogada de nuestras faltas, en la depositaria de nuestros deberes, en la lavandera de nuestros remordimientos.

No debemos olvidarnos de nosotros como ser individual, que ya somos adultos independientes y autosuficientes; seamos más condescendientes con nosotros mismos;  sabemos que tenemos responsabilidades y compromisos, pero también tenemos nuestras ganas y nuestras libertades.

Es por ello que para este 2015, año que pronto dará inicio, hagamos un propósito y  recordemos (alejando el miedo), que podemos escribir o hablar de nuestros sentimientos, esos que nos agobian, para aliviar mucho dolor. Que podemos hacer muchas más cosas de las que creemos poder hacer. Que no importa cuantas veces nos alejemos u olvidemos a Dios, el siempre estará allí para recibirnos nuevamente. Que el ser una persona madura tiene que ver más con la experiencia que con los años que hemos cumplido. Que si no controlas tu actitud, ella lo hará contigo. Es más importante que me perdone yo misma a que vengan otros a perdonarme.

Además, el mundo no se parara porque mi corazón este roto, él seguirá girando. Que es mucho mejor expresar nuestros sentimientos, que guardarlos en ese cofre interno que poseemos. Que las personas que critican a los demás, también nos criticarán llegado el momento. Te será muy difícil ser positivo o dar una buena respuesta cuando estés cansado. Y sobre todo, aprendamos a ser felices, pero a nuestra manera, no importa como lo concibas, sé feliz.

Como dice Mariana (el blog de Mariana); “Para ser exitosos no tenemos que hacer cosas extraordinarias”. Yo le agregaría; “Hagamos cosas ordinarias, que parezcan extraordinariamente bien”.

Y para finalizar con broche de oro (me encanta esa frase, es muy positiva), una de mis grandes amigas (Zuleyma Salazar Thoddé), escribió en su muro de facebook una bella reflexión que a continuación les dejo: 

“Caen las hojas del calendario y ya pronto estrenaremos uno nuevo con bonitas ilustraciones que acompañen el año 2015. Cada hoja arrancada de él pasa una página más del libro de nuestra vida. Terminemos este año sonriéndole al Señor, porque nos esperan cosas muy hermosas muy pronto”. 

Feliz y bendecido año 2015….!


Grísseld LecunaGarcía/Bavaresco


No hay comentarios:

Publicar un comentario

SESOSTRIS, UN BUQUE ALEMÁN EN AGUAS PORTEÑAS

Desde muy pequeña, hace ya muchas lunas, conozco y he visitado muchas veces a Isla larga, un paradisiaco lugar con aguas super cristalin...