miércoles, 28 de diciembre de 2016

UN CUENTO DE LA VIDA REAL

Peggy Harris es una mujer de Vernon, Texas, que perdió a su marido, Billie, sólo 6 semanas después de haberse casado, pues, él tuvo que marcharse a luchar en la Segunda Guerra Mundial. 

Billie Harris era un piloto de combate, al que dispararon y mataron en 1944 sobre la Normandía ocupada por los nazis. 

Pero, debido a una serie de confusiones, esta información nunca llegó hasta Peggy y, por todo lo que ella podía saber, su marido sólo había desaparecido. 


Peggy y Billie Harris
Ella esperó toda su vida a que Billie volviera. 

Había asumido que estaba muerto pero, aun así, nunca volvió a casarse. 

No fue hasta que uno de sus parientes se puso a investigar en el expediente militar de Billie que se descubrió toda la historia.

Y es que en un pueblecito francés llamado Les Ventes, la gente hace una marcha por la Place Billie D. Harris 3 veces al año. 

Pero, ¿que significa Billie exactamente para los habitantes  de este pueblo, y por qué llamaron a una calle en su honor?

Pues, cada vez que desfilan por la calle, están conmemorando el sacrificio que Billie hizo por el pueblo.  

Y sucedió que un proyectil alcanzó el avión de Billie durante la guerra, e él fue capaz de mantener el control del avión lo suficiente como para estrellarlo en un bosque cercano y, así, salvar el pueblo de ser arrasado.

Al principio, enterraron el cuerpo de Billie en el cementerio local y cubrieron su tumba con numerosas flores. 

Pero pronto le trasladaron al cementerio estadounidense de Normandía, donde la gente de Les Ventes todavía le visista y le llevan flores.

Con esta información recién descubierta, Peggy viaja cada año a Francia para el homenaje a su marido. 

Peggy y Guy Surleau
Camina por el bosque con la gente del pueblo, y uno de ellos resulta ser un hombre de 91 años Guy Surleau, el último testigo del acontecimiento que sigue con vida. 

La gente de Les Ventes dice que desearían haber hecho más para ayudar a Billie, a lo que Peggy respondió que ya lo habían hecho: ella sólo espera que Billie fuera consciente de que tenía un amigo con él antes de morir. 
Peggy Harris en la actualidad
Su gratitud es tan grande como la de la gente del pueblo. 

Esta historia es absolutamente increíble y casi no nos podemos creer que Peggy tuviera que vivir 68 años, prácticamente toda su vida sin saber qué le había pasado a su marido. Pero es maravilloso saber finalmente que Billie había estado recibiendo el reconocimiento que se merecía durante los últimos 70 años como todo un héroe. 

Grisseld LecunaGarcia/Bavaresco

Fuente:


No hay comentarios:

Publicar un comentario

SESOSTRIS, UN BUQUE ALEMÁN EN AGUAS PORTEÑAS

Desde muy pequeña, hace ya muchas lunas, conozco y he visitado muchas veces a Isla larga, un paradisiaco lugar con aguas super cristalin...