domingo, 30 de abril de 2017

DE JESUCRISTO, BOLÍVAR Y DON QUIJOTE

Hoy les quiero compartir otro interesante relato de mi amigo Julio Cesar Guanipa, donde se mezclan personajes importantes en el mundo, cada quien en su atmósfera correspondiente, ya sea espiritual, terrenal o ficticia.

                         DE JESUCRISTO, BOLÍVAR Y DON QUIJOTE...
Simón Bolívar, desde su lecho de enfermo, miró largamente al Dr. Alejandro Prospero Reverend y musitó muy débilmente:    
Simón Bolívar
- ¿Sabe Ud. Doctor, quienes han sido los más grandes majaderos de la historia?   
- No. No lo sé.   
- Acérquese Ud., Doctor, se lo diré al oído.  
El Dr. Reverend obedeció solicito al Libertador acercándose lo más que pudo para poder escuchar.

- Los tres grandísimos majaderos hemos sido Jesucristo, Don Quijote y yo...

El 29 de Mayo de 1.595, el pirata Inglés Amyas Preston después de recalar a las playas de Macuto, en los predios del Cacique Naiguatá inicio al ascenso a Caracas por el camino del Pavero guiado por un traidor español llamado Tomás de Villapando. Le acompañaba además una larga columna de soldados, piratas todos, agresivos, rudos con un largo historial de batallas a sus espaldas.

Al trasponer la cumbre del Pavero por el lado oeste del cerro El Avila - El Guaraira Repano - observaron lejos aún, la Villa de Santiago de León de Caracas. Monte y culebras, quebradas, subidas y bajadas hasta llegar a las proximidades de la Puerta de Caracas. 

Cerro El Avila
En medio de charangas, risas y maldiciones avanza la soldadesca con Amyas al frente cuando de pronto, salido de la espesura sale un jinete montando un flaco corcel vestido de antigua armadura de yelmo y adarga, con intención de cerrarles el paso. 

Los hombres de Amyas intercambian sonrisas y guiñadas de ojos burlándose del solitario atrevido mientras el líder del grupo avanza unos pasos y le dice al jinete desconocido:   
 
- Deponed las armas, noble caballero que vuestra sola presencia a salvado el honor de la ciudad.

Por toda respuesta, el desconocido de antigua estampa espolea los ijares del caballo y esgrimiendo la lanza ataca la columna de piratas. Ensarta a uno y a otro, los piratas desenvainan sables y espadas, aprestan los arcabuces mientras se oye la voz a gritos de Amyas.

Amyas Preston
- ! No lo maten ¡ ! Lo quiero vivo ¡     

Cae otro pirata herido de muerte, imposible es reducirlo, y a una orden de Amyas truenan los arcabuces desmontando al jinete herido de muerte.

-Por vida de Dios, quitardle el yelmo, descubrid su rostro, quiero ver la cara de este noble caballero.-

Sus hombres obedecieron, y al ver la casa del hombre que agoniza, Amyas Preston grita presa de la sorpresa y el dolor.

-¡Por Dios, si es mi amigo Don Alonso el hombre a quien debo mi libertad!-
Muerto ya, yacía el cuerpo de Don Alonso Andrea de Ledesma, Soldado Conquistador, Primer Alcalde Mayor de Caracas, Buen hombre de gran valía, amigo de aventura de Don Diego de Lozada... 

Don Alonso Andrea de Ledesma
Las lagrimas de pesar surcaron el rostro de Amyas Preston mientras en alas del recuerdo volaba a sus días de naúfrago cuando llega a las playas de Macuto empujado por el mar y la borrasca casi muerto. 

Fue auxiliado por los habitantes de la puebla de pescadores y entre brazos de negros y mulatos entregados al Justicia Mayor para ser entregados a las autoridades de la Villa de Caracas.

- ¿Cuál es su nombre? Le preguntaban.
- Amyas, mi nombre Amyas.-
- ¿Amyas?-
-No. Que dijo Mías -terciaba otro.

Y el Mías. así quedó su nombre, fue hecho reo de los Caraqueños siendo sentenciado a pasar el día unido a una bola de hierro. con cadena y grillete a sus tobillos. Por las noches, sería atado al rollo de la Justicia de la Plaza Mayor.

Grabado de la Plaza Mayor de Caracas 1840
El caminar por la puebla de día despertó la simpatía de muchos, entre ellos la de Don Alonso Andrea de Ledesma y Diego García, un soldado conquistador y fundador de la ciudad de Santiago de León.  

Y de tanto ruego, el Mías, invocando su amor a su antigua Inglaterra suplicaba a Don Alonso y a Diego García que lo ayudaran a escapar.

Y así fue...

Una noche, Diego García ocupó el lugar del Mías atado al rollo de la justicia, mientras Don Alonso bajaba por el camino de Calvario, más allá de la barriada del Silencio caminaba con su amigo el Mias.

Y al Mías se lo tragó la noche. 

Repuesto del dolor y la sorpresa, ordenó montar el cuerpo de Don Alonso en lecho de escudos y llevarlo a la Plaza Mayor de Caracas, sepultándolo al pié del rollo de la justicia. En ese mismo acto el traidor Villapando fué ahorcado.

Miguel de Cervantes y Don Quijote
Tiempo después, el hijo del Capitán Conquistador Garcí González de Silva, Santiago; fue a Madrid a tratar ciertos asuntos de su padre, y entre amigos y chascarrillos contó lo sucedido de Don Alonso. Don Miguel de Cervantes y Saavedra que a la sazón  se encontraba en Madrid, se interesó en el relato y queriendo saber un poco más de esa historia solicitó licencia a la Corte para las Indias Occidentales, movió influencias, pero fue inútil, contestándose con moldear el perfil y la figura de Don Alonso Quijano -El Quijote- con lo poco que había escuchado y a base de similitudes recreó al héroe de su obra cumbre. Que si el héroe inmolado en la lejana Caracas tenia por nombre Alonso, pues su héroe se llamaría Alonso Quijano. 

Don  Alonso Quijano y Sancho Panza
Que Adarga al frente embistió a los piratas de Amyas Preston...Su héroe combatiría molinos de vientos. Que las risas y maldiciones de la soldadesca...El avanzaría triunfante pese al ladrar de los perros... "Ladran, Sancho, señal que cabalgamos" ...Que ataviado de Antigua Armadura...  

Según Miguel de Unamuno, hay algo de cervantino en la vida de Bolívar, de quijotesco también, pues el hombre persiguiendo sueños también se hace sentir. 


El Quijote, el Hidalgo de algún lugar de la mancha aún cabalga. Página tras página, en aquella España que se detiene en el tiempo por obra y gracia del genio creativo de Cervantes cabalga una y otra vez entre el ladrar de los perros y molinos de vientos, una y otra vez el Hidalgo jinete de antigua armadura... Cabalga y cabalga enlazando aventuras y persiguiendo una utopía hecha mujer, su Dulcinea del Toboso.
Jesús de Nazaret

Bolívar, ya en las páginas de la historia es más real. Quijotesco y Cervantino en su accionar, hace mucho ya dejó de cabalgar, pero con su gloria creciendo cada día mas con el tiempo - Como dijo Choquehuanca en Pativilca - como crecen cuando el sol declina...


Jesucristo, el hijo de la virgen Judía, y del humilde carpintero de Nazaret, ambos de la raíz de Isaí, descendientes de David, EL AUTENTICO Y UNICO REVOLUCIONARIO que ha transitado por esos caminos de Dios, no caminó más allá de 300 kilómetros dejando su mensaje que cambió la mente y el corazón de los hombres. Hizo estremecer a un imperio completo; el de Roma, sin más arma que la verdad. Siendo inocente, fue juzgado y condenado, torturado, humillado y condenado a muerte, siendo resucitado al tercer día por Dios, esperando ahora "aquellos días" para venir a instaurar su reino que no tendrá fin.



Simón José Antonio de la Santísima Trinidad
Bolívar Ponte y Palacios Blanco
Me imagino a los tres en una elevación, un otero híbrido en el Monte Sión, a Cristo con Bolívar y el Quijote a ambos lados observando con mirada firme, serena el caldero donde la humanidad hierve en confusión y tinieblas y, paradójicamente  donde se enfría el amor de muchos. 

Los tres majaderos tomaron caminos diferentes, Bolívar al sitial que le reservó Dios a su muerte, Don Quijote a continuar en su eterno cabalgar páginas tras páginas, y Jesuscristo a esperar el día de su venida....


 J.C. Guanipa. Venezuela. 17Abr2017.

Grisseld LecunaGarcia/Bavaresco

Fuentes fotograficas:
https://www.google.co.ve
https://es.wikipedia.org/wiki



1 comentario:

  1. Que bueno, ya tengo une editora de postín para mis comentarios cortos. Muy humildes por cierto.

    ResponderEliminar

UNA REAL HISTORIA DE REENCARNACION

Si no creen en la reencarnación, quédense y lean esta historia que a continuación les cuento, es de la vida real y se considera la más gran...