lunes, 17 de abril de 2017

LEYENDO Y LEYENDO, UNA MANERA DE COMBATIR LA ANSIEDAD

Buscando en la red que libro, ya sea novela o poesía, podía descargar o simplemente saber que nuevos están en el mercado, me topé con un blog titulado “La mente es maravillosa”, cuya creadora es la Psicologa Española Raquel Aldana. Leí por “encimita” algunos artículos (muy interesantes), y me gusto uno llamado “Novelas y poesías para combatir la ansiedad y la depresión”, donde nos comenta el gran poder terapéutico que tiene la literatura. En su artículo habla lo siguiente:

En aquellos momentos en los que nos invaden la tristeza, la ansiedad y la desazón, leer novelas y poesías puede ayudar a transformar nuestros sentimientos, emociones y pensamientos.

Gracias a las letras podemos llegar a comprende nuestro estado de ánimo y a mejorar nuestro comportamiento de manera profunda pues, en alguna forma, podemos encontrarnos en las hojas de una buena novela o de una preciosa poesía. 

Nuestro cerebro tiene la capacidad de vivenciar lo que leemos y de empatizar con las palabras que nos ayuden a ponerle nombre y a expresar lo que acontece dentro de nosotros.  Este hecho ha sido documentado de manera profusa desde la época dorada griega.

La Literatura es una dulce medicina que nos acerca a la curación, pues muchas veces nos permite normalizar y validar cómo nos sentimos, así como razonar de manera correcta y saludable.

Encontramos con ejemplos que nos permitan desincrustar nuestro dolor, es una bendición terapéutica profundamente coadyuvante en el proceso de mejora y de curación emocional. En parte porque nos educa y nos ayuda a comprender lo que nos sucede. Nos da herramientas y recursos para estimular nuestra lucidez en momentos de bloqueo.

Dos asociaciones; The Reading Agency y la Society of Chief of Librarians, seleccionaron y recopilaron las mejores novelas y poesías para combatir la ansiedad y la depresión.

Ellos nos dan un listado de 11 libros, entre ellos están:
1- Las aventuras de Tom Sawyer de Mark Twain; La curiosidad y las ganas de aventura de esta novela promueven la exploración y las ganas de lograr a algo diferente en la vida.

2- El Principito de Saint-Exupéry; Sea el momento que sea de nuestra vida, siempre podemos sacar excelentes enseñanzas de amor, amistad y vida interior.

3- Historia de un cuerpo de Daniel Pennac; Esta novela habla del dolor, del miedo, de la muerte, de la enfermedad y de otros muchos sufrimientos con los que podemos identificarnos.

4- El Mundo de Sofia de Jostein Gaarder;  Este precioso libro nos anima a seguir caminando e interesarnos por múltiples aspectos de nuestra vida interior.

5- De vidas ajenas de Emmanuel Carrère;  Aquí se narran diversas historias que nos ayudan a comprender las distintas realidades con las que nos relacionamos, atendiendo al hecho de que cada persona tiene una historia que debe ser considerada.

6- El hombre en busca de sentido de Viktor Frankl ; Un clásico que te ayuda a reflexionar de manera profunda sobre tu vida y las dificultades con las que tienes que lidiar.

7- El Patito Feo de Boris Cyrulnik; Una vida complicada no implica un hundimiento, siempre podemos salir adelante: esta es su enseñanza y el fiel principio que subyace la resistencia del ser humano.

8- La Mujer que no quería amar de Stephen Grosz; Aquí se narran historias de pacientes que han resuelto sus problemas.

9- Manual para sentirse bien de David D. Burns; En este libro se nos presenta un tratamiento no farmacológico de la depresión.

10- Breve historia del mundo de Ernst H. Gombrich; Una auténtica reflexión sobre el devenir de la historia y su conexión con nuestras vidas.

11- No te rindas de Mario Benedetti; Este poema promueve la fortaleza emocional que todos necesitamos en momentos de soledad o abandono.

En conclusión, dice la Doctora Aldana, la literatura puede ser tremendamente transformadora, porque a través de ella se logra ordenar el caos y el desorden interno que reina en nosotros tras los malos momentos o los sucesos traumáticos.

Una buena novela o una preciosa poesía te puede permitir reconocer, aliviar y curar con el tiempo el dolor emocional que en ciertos momentos te sumerge en un mar congelado.

Grísseld LecunaG/Bavaresco

Fuentes:
Si deseas leer el articulo completo entra a:


Fotografías: encartadas en el artículo “Novelas y poesías para combatir la ansiedad y la depresión”  del blog Mentes Maravillosas.

miércoles, 12 de abril de 2017

LA HISTORIA DE MATT Y DANIELLE

Cada pareja de recién casados tienen sueños para el futuro, para Danielle y Matt Davies las cosas no eran diferentes....


Estos novios se casaron muy jóvenes y esperaban un largo y feliz futuro juntos, sin embargo un trágico accidente le cambiaría la vida a ambos. Danielle demostró verdadero amor y dedicación a su marido y se negó renunciar a él, desafiando los consejo de los médicos.

A continuación esta bella historia de amor, esperanza y determinación.


Se conocieron en Mayo de 2010, en Georgia, EEUU. Danielle estaba estudiando en la Universidad. No pasó mucho tiempo para que ella se enamorara de Matt Davis a primera vista, él también lo hizo. se hicieron novios en Septiembre de ese mismo año.

Fue solo una cuestión de algunos meses después de eso que la pareja se casó en una hermosa ceremonia en Forsyth, Georgia. Danielle tenia 23 y Matt solo 22 años. Se habían comprometido a pasar el resto de sus vidas juntos y eso era lo que iban a hacer.


Habían pasado apenas 7 meses de celebrar su boda cuando Matt tuvo un accidente con su moto, camino al trabajo. Golpeó la parte trasera de un vehículo ilegalmente estacionado en un carril de fusión (hombrillo). 

Matt sufrió algunas lesiones muy serias que cambiarían su vida para siempre. 


Quedó con una grave lesión cerebral traumática , junto con múltiples huesos rotos. Las cosas no parecían buenas, aún así estaban a punto de empeorar. 

No pasó mucho tiempo después que el equipo médico le aconsejó a Danielle que debía de apagar el apoyo vital de su esposo, pues ya no había nada que hacer. Sin embargo, ella tenía otras ideas en su mente. Estaba decidida a no renunciar a su marido.


Después de 9 días en el hospital, los médicos de Matt estaban listo para apagar su maquina de soporte vital. Ellos predijeron que tenía una de cada diez posibilidades de volver a despertar.

Según estudios realizados, del 10% de las personas que quedan en la misma condición de Matt, y que finalmente recuperan la conciencia, muy pocos son capaces de hacer nada independientemente de nuevo. Danielle recibió esta noticia, y ella sabia que tenía que tomar una decisión vital.


Escuchó atentamente la opinión de los profesionales, pero sorprendentemente eligió no dejar morir a su marido. Apenas habían comenzado su vida juntos, y no quería que terminara tan pronto.Quería estar más tiempo con él.

Los doctores acordaron permitir a Matt permanecer en el respirador artificial, lo que significaba que tenía que ser cuidado en el país.


Pasaban los días y la condición de Matt no avanzaba, permaneció casi siempre igual, y los días pronto se convirtieron en semanas, y las semanas en meses.

Durante ese tiempo mostró poco progreso y fue dado de alta del hospital. Lo llevaron a la casa de la mama de Danielle, ella allí estaba pendiente las 24 horas del día de cada semana. El régimen de atención era agotador.


Matt tenía que ser alimentado a través de un tubo y no podía usar el baño o la ducha por si solo. Danielle y su mamá fueron responsables de administrarle mas de 20 medicamentos diferentes todos los días y hacerle su terapia física.Era solo un cuerpo que no reaccionaba. 

Pero después de un mes en casa, algo en Matt comenzó a cambiar. Increíblemente abrió los ojos. Había que verlo para creerlo. Matt con su mirada comenzó a seguir a Danielle y a su mamà por la habitación, e incluso empezó a mover los labios. Era como si empezara a reconocer su entorno por primera vez desde el accidente.


Un día, poco después, mientras Danielle intentaba ayudar a Matt a mover su brazo durante una sesión de terapia, algo sorprendente sucedió: Matt realmente habló con su esposa. 

Danielle estaba totalmente abrumada con una mezcla de pura alegría y absoluta conmoción.


"Nos dimos cuenta que estaba tratando de hablar, más como un susurro" -Dijo Danielle-. "Un día le puse el sombrero en la mano y le dije que se lo pusiera en la cabeza. Después de decirle varias veces, él le respondió por medio de un jadeo: ¡Lo estoy intentando!”. Para Danielle fue lo mejor que había escuchado en mucho tiempo. 

Esto fue sólo el comienzo de la recuperación. Pero mientras empezaba a hablar de nuevo, Danielle se dio cuenta que no tenía ningún recuerdo de los últimos 3 años. Afortunadamente, esos recuerdos regresaron muy lentamente. Matt y Danielle tuvieron muchos otros retos a enfrentar juntos.


Danielle había luchado mucho para traerlo de vuelta a la rehabilitación.  Allí trabajó con terapeutas físicos, de habla y ocupacionales aprendiendo lo básico. Y después de sólo tres meses, Matt había hecho mejoras masivas.

Muy pronto, Matt fue capaz de tener una conversación. Podía disfrutar de una broma, cantar, comer y beber solo. Incluso podía caminar con la ayuda de un andador.  Fue una transformación absolutamente increíble. Un giro total.


Tres años y medio después de su accidente, Matt seguía recuperándose. Pero como todo, no siempre es felicidad; su compañía de seguros se negó a seguirle pagando por el tratamiento.  Entonces Danielle se dirigió al sitio web de recaudación de fondos GoFundMe para pedir ayuda. 

A partir de mayo de 2016, con el quinto aniversario de su cambio de vida acercándose, Danielle y Matt habían recolectado más de $ 82,000 (su meta era $ 104,000). El objetivo era recaudar suficiente dinero para pagar la terapia física diaria durante los próximos 5 años. 


Esto ha sido un verdadero milagro; con el esfuerzo, la fe, insistencia y amor de Danielle hicieron posible que Matt volviera,  aunque todavía le falta mucho por recorrer, y no saben hasta qué punto podrá llegar en los últimos cinco años que le faltan de rehabilitación, pero, todo es posible.

Grisseld LecunaG/Bavaresco

Fuentes:
Crédito de imagen destacada:         
 www.facebook.com/MattDavisRecovery
Traducción:
Grísseld LecunaG/Bavaresco https://translate.google.com/?hl=es

lunes, 10 de abril de 2017

SANTA RITA DE CASIA, LA ABOGADA DE LAS COSAS IMPOSIBLES... SU HISTORIA

Esta es la increíble y fantástica historia de la santa de lo imposible, que fue una hija obediente, esposa fiel y maltratada, madre, viuda, religiosa, estigmatizada y  santa incorrupta.  Santa Rita de Casia lo experimentó todo pero llegó a la santidad porque en su corazón reinaba Jesucristo.
Nacimiento de Rita
Rita Mancini Ferri nació el 22 de Mayo de 1381 en Roccaporena, Provincia de Perusa, en Italia. Su casa natal quedaba cerca del pueblito de Cascia, a 40 millas de Asís, en la Umbría, región del centro italiano. Aquella época era de guerras, terremotos, conquistas, invasiones, rebeliones y corrupción.

Sus devotos padres, Antonio Mancini y Amata Ferri, eran analfabetos y conocidos como los “pacificadores de Jesucristo” porque los llamaban para que apaciguaran las peleas entre vecinos. Ellos le enseñaron a Rita todo sobre el Señor, la Virgen y los santos más conocidos. 
Santa Rita nunca fue a la escuela, pero Dios le concedió la gracia de leer milagrosamente. 
Cuando Rita fue mayor, sus padres quisieron casarla, pero ella, puesta de rodillas y con lágrimas en los ojos, dijo a sus padres que no quería casarse,  porque había ofrecido todo su amor a Dios y quería continuar amándole sólo a Él, entrando de monja en un convento. 
Rita y su esposo
Pero como el muchacho que la pretendía era guapo, rico y parecía bueno, los padres de Rita la obligaron a casarse con él. Ellos, ya en avanzada edad, le escogieron como esposo a Paolo Ferdinando, y ella le aceptó en obediencia. 
Los padres de Rita, aunque eran buenos, se equivocaron e hicieron muy mal en obligarla a casarse en contra de su voluntad. Pues más tarde Rita tuvo que sufrir mucho con su marido, ya que sólo quería jugar y divertirse, sin preocuparse en nada de su hogar. 
Santa Rita tuvo que sufrir mucho por su marido porque era un sinvergüenza y la trataba muy mal.  A menudo se burlaba de ella y la pegaba. No obstante, Rita todo lo sufría con paciencia y a los insultos del marido ella respondía con dulzura y con las más delicadas atenciones.

Rita comprendió que lo que tenía que hacer era callar, sufrir y rezar. Nada alteraba la dulzura infinita de su alma: a los insultos contestaba con amables sonrisas, y a las infidelidades con muestras de un cariño imperturbable. Y de esta forma, después de haber llorado y rezado muchísimo con muchos sufrimientos y con mucha dulzura, Rita consigue que su esposo se haga bueno. Después de 20 años de casados, logró que mejorara un poco su carácter a tal punto que se convierte y Rita lo perdona, juntos se acercaron más a la vida de fe. Tuvieron dos gemelos que sacaron el mismo temperamento del papá. 

Pero esa felicidad le va a durar muy poco, porque apenas llevando algún tiempo convertido, una noche, él no llegó a casa y Rita sabía que algo había pasado. Al día siguiente lo encontraron muerto, lo habían asesinado.

Los hijos juraron vengar la muerte de su padre y la pena de Santa Rita aumentó más. Ni sus súplicas los hacían desistir. La afligida mamá rogó al Señor que salvara las almas de sus hijos y que tomara sus vidas antes de que se condenaran por la eternidad con un pecado mortal. Dios escuchó la oración de la Santa, ambos contrajeron una terrible enfermedad y antes de morir perdonaron a los asesinos. Rita sufrió mucho, pero dio gracias a Dios porque había escuchado su oración.

Desde entonces, Rita, en su casa, vive como una monja; dedicada a la oración y a la penitencia, pasa las horas y los días.

Más adelante, la Santa quiso ingresar con las hermanas Agustinas, pero no se la hicieron fácil porque no querían una mujer que había estado casada y por la sombría muerte de su esposo. Ella se puso en oración y cierta noche se produjo un milagro:
Se les aparecieron San Agustín, San Juan Bautista y San Nicolás, y cariñosamente le dijeron:
"Rita, ven con nosotros al convento de las monjas. Nosotros te introduciremos en él".
Ellos le piden que los siga y después de recorrer las calles de Roccaporena, en el pico del Scoglio, donde ella acostumbraba orar, sintió que la elevaban en el aire y la empujaban suavemente hacia Casia. 
Cuerpo incorrupto de Santa Rita de Casia situado en la Basílica
de Santa Rita en Cascia, Italia.
Después se encontró arriba del Monasterio de Santa María Magdalena, allí cayó en éxtasis y cuando volvió en sí estaba dentro del Monasterio. Las monjas Agustinas ya no pudieron negarle más el ingresar a la comunidad y vieron el gran milagro, gustosas la admitieron en su compañía, con indecible alegría. 
Hizo su profesión religiosa ese mismo año (1417) y allí vivió 40 años de consagración. Fue puesta a duras pruebas por las superioras. Como obediencia le ordenaron regar todos los días el sarmiento seco, que en vez de pudrirse con tanta agua, La planta llegó a ser una vid floreciente que dio uvas que sirvieron para el vino sacramental. Aún hoy, después de tantos siglos, continúa produciendo grandes racimos de un sabor especial.
En la cuaresma de 1443, fue a Casia un predicador que habló sobre la Pasión del Señor. La reflexión tocó tanto a Santa Rita que a su retorno al monasterio pidió al Dios Crucificado participar de sus sufrimientos en la cruz, mientras le pedía se desprendió del Crucifijo una espina y se clavó en la frente de la Santa, produciéndole una llaga que jamás con ninguna medicina se pudo curar. Recibió estigmas y las marcas de la corona de espinas en la cabeza. A diferencia de otros santos con este don, las llagas en ella olían a podrido y tuvo que vivir alejada de sus hermanas y la gente por muchos años.
El año de 1450 el Papa lo declaró año jubilar. Todos los que durante ese año fuesen en peregrinación a Roma ganarían innumerables indulgencias.  Todas las monjitas, deseosas de ganar indulgencias, querían ir a Roma. También Santa Rita pidió permiso a su superiora para ir a dicha peregrinación. Pero esta le dijo que con esa asquerosa herida de la frente no podía salir de casa. Entonces Santa Rita pidió a Dios que por algún tiempo hiciese desaparecer la herida para poder ir a ganar las indulgencias del jubileo. Dios oyó los deseos de Santa Rita y la herida desapareció milagrosamente, pero solamente mientras duró  la  peregrinación. Al regresar a casa, volvió a aparecer el estigma y tuvo que aislarse nuevamente.
Los últimos años de su vida sufrió una grave y dolorosa enfermedad que la tuvo inmóvil sobre su cama de paja por cuatro años. En este tiempo le mostraron una rosa que brotaba prodigiosamente en su huertecito de Roccaporena y en pleno frío invernal. Ella aceptó sonriente este signo como don de Dios.
Santa Rita fallece en el año de 1457. La herida de espina en su frente desapareció y en su lugar apareció una mancha roja como un rubí, que tenía deliciosa fragancia. Fue velada en la Iglesia por la gran cantidad de gente que fue a rendirle honores.
Nunca la enterraron, su ataúd de madera fue reemplazado por uno de cristal y su cuerpo permanece incorrupto. El Papa León XIII la canonizó en 1900.
Las abejas de Santa Rita
Se dice que cuando era bebé, mientras dormía, abejas blancas se agrupaban en su boca y allí depositaban la miel sin dañarla o hacerla llorar. Después de 200 años de su muerte en el monasterio de Casia las abejas blancas surgían, cada año, de las paredes del monasterio durante Semana Santa, permaneciendo hasta la fiesta de Santa Rita.
El Papa Urbano VIII pidió que le llevaran a Roma una de las abejas, le ató un hilo de seda y la liberó. Luego se encontró a la abeja en su nido del monasterio de Casia (a 138 kilómetros de distancia). Los huecos en la pared, donde las abejas permanecen hasta el siguiente año, pueden ser vistos por los peregrinos.
Ella es la abogada de los casos imposibles, porque "para Dios todas las cosas son posibles" y se complace en conceder, por mediación de Santa Rita, muchas cosas que humanamente hablando no serían posibles. 
El cuerpo de Santa Rita fue conservado por varios siglos, y a veces daba una fragancia dulce. En la ceremonia de su beatificación, el cuerpo de la Santa se elevó y abrió los ojos.
Grisseld LecunaG/Bavaresco

https://www.aciprensa.com/santos/santo.php?id=154

miércoles, 5 de abril de 2017

PORQUE LA REALEZA NO UTILIZA SUS APELLIDOS?

Son aristócratas y miembros de la realeza que conocemos por su primer nombre y nada más... Pero ¿Cuál es su apellido legal? ¿Qué nombre tienen en sus pasaportes cuando viajan?

A pesar de que la reina de Gran Bretaña y su familia son personas públicas, no todos conocemos su apellido. Algunos creen que ni siquiera existe. Pero si, ellos también tienen apellidos como cualquier mortal, aunque no  lo utilizan o  apenas en pocas ocasiones, siempre hay un motivo para ello.

En  realidad,  los monarcas británicos no  usan su  apellido básicamente porque no  lo necesitan. Son tan famosos que los reconocen sin este tipo de formalidades.

El rey Jorge V (derecha) junto a su primo el Zar  ruso Nicolás II  (izquierda), 
se parecían el uno al otro, al igual que sus  madres, las hermanas Dagmar 
y Alejandra.
Por eso hasta 1917 los miembros de la familia real inglesa no tenían un apellido común usando solo sus nombres personales y los nombres de las dinastías a las que pertenecían, hasta que George V decidió hacer algunos cambios en esta tradición.

Lo que sucede es que Jorge V pertenecía a la dinastía Sajonia-Coburgo-Gotha. Este apellido tenía raíces alemanas, lo cual en plena Primera Guerra Mundial provocaba asociaciones desagradables. Dicho apellido, que llegó a esta monarquía a través del matrimonio, en febrero de 1840, de Alberto, hijo a su vez del Duque Ernesto I de Sajonia-Coburgo-Gotha, sonaba demasiado germánico.

Un ataque aéreo contra Londres llevado a cabo por los alemanes el 13 de junio de 1917 con catorce aeroplanos llamados "Gotha", en el que murieron 162 personas y que dejó 432 heridos, no hizo sino poner de relieve la urgente necesidad de un cambio.

La Reina de Inglaterra Elizabeth II y su consorte Philip Mountbatten
El rey decidió cambiar el nombre no popular de su dinastía por algo más aceptable y optó por el apellido Windsor, según uno de los castillos que posee la familia real. Sin embargo, Jorge V no solo cambió el nombre de la dinastía sino también hizo oficial el apellido Windsor para toda la familia real británica.  

Al contraer en 1947 la actual soberana matrimonio con el príncipe Philip Moutbatten (Felipe de Edimburgo), príncipe de Dinamarca y Grecia, que servía en la Armada británica, la Reina Elizabeth II (Isabel II), dispuso que sus descendientes se apellidaran Mountbatten-Windsor, sin embargo, usarlo no era tan necesario. 

Príncipe Louis Alexander de Battenberg (1854-1921), luego
Almirante  de la Flota Louis Alexander  Mountbatten,
1ª Marqués de Milford Haven,
Ahora bien, retrocedamos un poco, el abuelo materno de Felipe de Edimburgo, príncipe alemán llamado Louis Alexander de Battenberg (1854-1921), que contrajo matrimonio con una nieta de la reina Victoria, Victoria de Hesse-Darmstadt, tradujo su apellido alemán, al equivalente inglés de Mountbatten (berg y mount es montaña, en alemán e inglés respectivamente)...

En abril de 1952, dos meses después de su ascensión al trono, Isabel II dispuso que tanto ella como sus hijos serían conocidos como la Casa y Familia Windsor, apellido que heredarían sus descendientes y respectivos hijos.

Los hijos de Isabel y Felipe
Un decreto posterior, dictado el 8 de febrero de 1960, precisa, sin embargo, que mientras que la Soberana y sus cuatro hijos -Carlos, Anna, Andrés y Eduardo- serían conocidos como Windsor, otros familiares que no fuesen príncipes o altezas reales llevarían el apellido Mountbatten-Windsor.

Como ya lo hemos mencionado, los miembros de la familia real no están obligados a usar su apellido aunque en algunas ocasiones (por ejemplo, mientras estudian en la escuela) tienen que hacerlo. Pero ahí tienen una elección bastante amplia.

El Príncipe de Gales, Harry Wales o
Windsor o Mountbatten
Por ejemplo, los príncipes WilliamHarry servían en el ejército con el apellido Wales (Gales), porque su  padre Carlos es  el príncipe de Gales. Otros nietos de la reina (los hijos de la princesa Anna), usaron el apellido de su padre, Phillips. Y la otra nieta de Isabel II (la hija del príncipe Eduardo) usa el apellido Windsor sin la primera parte "Mountbatten". Aunque a las hijas de Andrés se les conoce como Beatriz y Eugenia de York, por uno de los títulos de su padre (Duque de York).

Un dato curioso:
La reina británica no tiene pasaporte, lo cual no le impide moverse libremente por todo el mundo. Resulta que los monarcas en poder simplemente no pueden tener un pasaporte porque es imposible emitir uno para sí mismos, ya que en Gran Bretaña los pasaportes se emiten por Su Majestad. Y para cruzar la  frontera, a  la reina le basta con presentar cualquier billete con su retrato.

Seguramente muchos ya  saben que  la  Reina  no  necesita tener licencia para conducir, sin embargo, la tiene y la obtuvo en 1945.

Toda esa variedad de  nombres y  títulos da  mucho lugar a confusión, por lo tanto no hay nada sorprendente en que hoy, al igual que hace 100  años, la  familia real prefiera no usar su apellido cuando no sea necesario.

Grisseld LecunaG/Bavaresco


Fuentes: