sábado, 22 de marzo de 2014

KASTURBA, UNA HEROINA SILENCIOSA DETRÁS DE GANDHI.

Existen mujeres y esposas cuyas vidas han quedado eclipsadas por las de sus maridos, como es el caso de Kastürba Gandhi. Y sin quitarle el mérito y la honorabilidad a la figura de su marido, puedo decir que ella ha quedado eclipsada casi por completo, ya que solo sabemos fue la esposa de Gandhi. Para ampliar nuestro conocimiento, he aquí la historia de esta gran heroína silenciosa.

Kastur ba Makhanji - Gandhi
Kastur Ba Makhanji, cariñosamente llamada Ba, nació en Porbandar (India Británica), en abril de 1869, pocos meses antes que naciera Mohandas Karamchand Gandhi y en la misma ciudad.

Su padre, Gokuldas Makhanji, era un comerciante y un amigo del padre del que sería su futuro esposo. Ambas familias decidieron unir en matrimonio a sus dos hijos cuando estos contaban con siete años de edad. La boda real, sin embargo, se celebró en 1882, cuando los dos comenzaron a vivir juntos como marido y mujer a los trece años. Lo único resaltable de los primeros años de matrimonio y convivencia fue que Gandhi enseñó a leer y a escribir a su mujer, quien además se interesó por ello pese a su lento avance.

No fue una tarea fácil ser la esposa y compañera de un hombre como Gandhi, pero Kasturba se identificó, por lo general, con las ideas y creencias de su esposo. Supo apoyarlo y además, siempre procuró, siguiendo su mentalidad, mantenerse en un segundo plano.
Kasturba y sus hijos
Cuando su marido se trasladó a Londres para proseguir estudios posteriores, ella se quedó en la India criando a su recién nacido hijo Harilal. La pareja tuvo tres hijos más (Manilal, Devdas y Ramdas Gandhi).

 En el año 1906, a los 36 años, Mohandas Gandhi tomó la decisión de practicar la castidad. Esto se debió  a que cuando tenía 16 años de edad, su padre cayó gravemente enfermo. Como Gandhi era muy devoto de sus padres (como es lo usual en India), atendió a su padre a todas horas durante su enfermedad. Sin embargo, una noche, un tío de Gandhi vino a relevarlo durante unas horas. 

Gandhi se retiró a su dormitorio y se acostó con su esposa. Mientras mantenía relaciones sexuales entró un sirviente que le avisó que su padre acababa de morir. Gandhi sintió una tremenda culpa y nunca se pudo perdonar. Llamaba a este suceso «la doble culpa». El incidente tuvo una influencia significativa; anunciando (veinte años despues), que comenzaría a practicar brahmacharya  (o celibato) y dejó de mantener relaciones sexuales con ella, a pesar que no le resultara fácil aceptar esto, Katurba, como su esposa, habría aceptado (de buena o mala gana), la abstinencia del Mahatma, así como sus experimentos sexuales.

 Gandhi y Kasturba
Kasturba siempre estaba al lado de su marido, aunque no estuviese de acuerdo con algunas de sus ideas, pues se trataba de una mujer profundamente religiosa, no obstante, rompió las barreras de la distinción de castas y apoyó a su marido en las protestas políticas.

Se fue junto con él a Sudáfrica en el año 1897.  No le fue muy fácil ser la compañera de un hombre como Gandhi, pero Kasturba se identificó, y muy bien. Ella lo apoyo y procuro ser lo mas útil y servil como esposa que era del unico esposo que habia tenido. 
                                                     
Gandhi con Abha y Manu "sus bastones", como
él les decia.
Finalmente se hizo público el conocimiento que Gandhi había estado compartiendo su cama durante unos cuantos años con niñas. Entre los que dormían con él estaban Sushila Nayar, Sucheta Kriplani, Abha (la esposa de 16 años de su sobrino nieto Kanu Gandhi) y Manu (Su sobrina nieta de 19 años de edad). Gandhi veia esta práctica como un experimento en brahmacharya. 

Él explicó que lo hacía para probar su autocontrol como célibe, y para sentir calor en las noches de invierno. Rotulaba sus actividades como «una cura natural». En su carta a Ghanshyam Das Birla (en abril de 1945) se refiere a las «mujeres o niñas que han estado desnudas conmigo», indicando que habían sido varias las personas que formaron parte de sus experimentos.

Gandhi y kasturba
De acuerdo con Gandhi, el celibato activo significaba el autocontrol perfecto incluso en presencia del sexo opuesto. Gandhi le había escrito a su sobrino (el padre de Manu) Jaisukhlal Gandhi, que Manu había empezado a compartir su cama durante muchas noches porque él tenía que «corregirle la postura al dormir». 

Según Gandhi sus  experimentos de dormir desnudos con su nieta Manu en Noakhali le ayudaba a contemplar la unidad entre hindúes y musulmanes en la India antes de la partición, y liberaría las tensiones comunales. 

Gandhi llamaba a Sarladevi (una devota seguidora, casada y con hijos) su «esposa espiritual». Más tarde diría que había llegado a casi tener relaciones sexuales con ella. Dattatreya Balkrisna Kalelkar, un revolucionario que se convirtió en discípulo de Gandhi, decía que las «relaciones (de Gandhi) con mujeres eran, de principio a fin, tan puras como la leche de una madre».

Kasturba (la segunda a mano derecha), visita con las mujeres
Estadounidenses durante una reunión en Bombay.

Entre 1904 y 1914, Kasturba participó activamente en la solución de Phoenix, cerca de Durban y en 1913, ella se hizo oír contra las condiciones inhumanas de trabajo de los indios en Sudáfrica. 

De hecho, fue encarcelada durante tres meses y en la cárcel, donde los presos eran obligados a hacer trabajos forzados, también llegó su voz.

En 1915, acompañó a su marido y apoyó a los agricultores, además de enseñar a mujeres y niños acerca de conceptos básicos como el de la higiene personal. Kasturba Gandhi tuvo problemas de bronquitis crónica. Para colmo, el nivel de estrés causado durante las detenciones del Movimiento de la India, agravó su enfermedad. Su salud comenzó a declinar. La situación empeoró, neumonía.

Es curioso que, si su marido hubiera aceptado a que recibiera atención médica, ella se hubiera salvado. Pero, debido a las creencias naturistas de Gandhi, decidió que no se le aplicara el antibiótico.

El 22 de febrero de 1944, tuvo un ataque al corazón. Muere en el Palacio del Aga Khan, en Pune, India, mientras se encontraba con su marido bajo arresto domiciliario." 


Quizá para algunas personas, esta mujer no parezca heroína por seguir simplemente, los pasos de su esposo, pero insisto, sin que esto les quite el mérito a ellos, considero que mujeres como Kasturba, en su caminar silencioso, son merecedoras de un lugar entre los héroes y heroínas de este nuevo mundo.


Grísseld Lecuna Garcia/Bavaresco

http://www.elciudadano.cl/2009/10/02/12423/mahatma-gandhi-y-la-carta-que-le-escribio-a-hitler-para-detener-la-guerra/
http://es.wikipedia.org/wiki/Mahatma_Gandhi                
http://es.wikipedia.org/wiki/Kasturba_Gandhi    
http://www.estoeshispania.com/2009/11/heroinas-desconocidas-kasturba-gandhi-y.html


No hay comentarios:

Publicar un comentario

SESOSTRIS, UN BUQUE ALEMÁN EN AGUAS PORTEÑAS

Desde muy pequeña, hace ya muchas lunas, conozco y he visitado muchas veces a Isla larga, un paradisiaco lugar con aguas super cristalin...